La llaman ‘La muerta’

En esta vida, los hay quienes son apellido y quienes son nombre. Por ejemplo, el alcalde de Santa Cruz no es José Manuel, sino Bermúdez. Y el presidente del Gobierno de Canarias no es Rivero, sino Paulino. También hay personas que son sólo motes o apelativos. En mi caso, hasta el día en que salí de mi pueblo siempre fui artículo y nombre. Sin embargo, ya en la ciudad, perdí el ‘la’ y quedé reducida a Sol. Una pena. Pero así son las cosas. La identidad no se elige, te la imponen. Y si hay suerte, hasta te gusta. En esto, la capital tinerfeña no es afortunada. Su sobrenombre ‘La muerta’ es un dolor constante, un estigma, el indeleble gesto de la fatalidad. La vida aquí se vive hacia adentro y, como mucho, con una copa en la mano. Y no me quejo de esto último, que yo soy fan del brindis. Me quejo de las oportunidades que el Ayuntamiento descuida, como la fiebre del skateboarding, un deporte que arrasa en Europa y aquí sólo le dejan ser un amago, un conato, un síntoma. La pista de skate que hay en el Barranco de Santos era de las pocas dosis que espabilaban a esta capital. De los pocos espacios que lograba colocar el cartel de completo, mientras las canchas deportivas de más arriba se morían y se siguen muriendo de inanición. Yo, en esto del skate, tengo una experiencia que contar. Una que se remonta a hace un par de años, concretamente al mes en que vuelvo a ser la Sol, que es cada septiembre, cuando paso mis vacaciones en Cortes de Navarra, al que le agradezco el artículo cada día más. Pues bien, estaba yo disfrutando de mis días de descanso cuando se me ocurrió pasarme por Logroño a dar una vuelta. Y allí, en una plaza del centro, fue cuando me encontré con las piruetas de los skaters, que aprovechaban el mobiliario urbano para crear su propia pista. Según me informaron los vecinos, eso era lo habitual y, lejos de molestar al Ayuntamiento, éste los dejaba hacer, ya que su deporte se había convertido en un espectáculo, un entretenimiento para los ciudadanos y turistas. Así que a Santa Cruz, marcada como ‘La muerta’, le aconsejaría sacar el skateboarding a las calles, desempolvar los espacios vacíos y habilitarlos con pistas de skate y rocódromos, que es lo que mola ahora. Y, si no, que arregle al menos la pista del barranco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s