Vídeo Sexy Shop Conquistador

El vídeo sexy shop Conquistador ya no ruboriza a nadie. Lo poco que queda de él, queda justo a mi derecha, al otro lado de la ventana. En su cartel descanso mis ojos varias veces al día, y varias veces al día me pregunto si derribarán alguna vez el edificio donde está encajado. Hace tiempo, cuando me desenvolvía en temas urbanísticos y escribía sobre demoliciones y construcciones, también lo hice sobre ese lugar que vierte fachadas a la calle Miraflores y al Barranco de Santos. La previsión que manejaba entonces el Ayuntamiento era hacer viviendas. Y si eso ocurre finalmente, el Conquistador, que lleva  muriéndose una eternidad, escupirá su última gota de sangre, que es ese cartel amarillo y rojo al que yo quiero echar el guante en cuanto caiga al suelo. Los viejos rótulos de una ciudad deberían ser patrimonio histórico, conservados como testimonios de épocas pasadas, como historias resumidas en una palabra. Concretamente, la historia del vídeo sexy shop Conquistador no necesita mucha explicación. En sus buenos días debió ser frecuentado por alegrías y penas, cada una a lo suyo, sin miradas ni preguntas. Pero ahora sólo espera el tiro de gracia, igual que lo esperan otros muchos antiguos vestigios de esta zona de Santa Cruz, degradada, privada de honores y dignidades hasta quedarle un único privilegio: el de hacer que los peatones tengan que caminar por la carretera. Como yo dejé los escrúpulos hace años en algún rincón de mi pueblo, no me importa rozar esas parcelas en ruinas, casi vertederos, ni echarles un vistazo si se dejan. No obstante, en algunos tramos de la zona, estos despojos del tiempo – y también algunas obras inacabadas– ocupan aceras completas y no queda otro remedio que caminar entre coches, guaguas y motos. Por ejemplo, la calle Miraflores y aledaños son un sube y baja continuo, casi un parque de atracciones que no acaba nunca. Personalmente, veo muy lejos el fin de todo este paisaje, y creo que mientras el letrero del vídeo sexy shop Conquistador resista, todo lo que le rodea también resistirá, como un ejército de fieles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s