Las Eurovegas chicharreras

En esta vida hay frases realmente memorables, grandiosas. Frases que deberíamos decir al menos una vez en la vida. Por ejemplo, siempre quise entrar de golpe a una habitación y gritar en blanco y negro: ¡Qué es lo que está pasando aquí! O ser pillada a todo color y lanzar: ¡No es lo que parece! También hay otras que, por las historias que llevan implícitas, habría que probarlas antes de morir, como: ¿Y ahora cómo vuelvo?, ¿Puede decirme en qué país estoy? o ¿Sabe en qué año estamos? En fin, cosas así. Pero tal vez la que más me gustaría esparcir por el mundo es: Lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas. Esta frase es la reina de las frases. Viene con aroma propio, con un fuerte olor a gánsters, a cadáveres enterrados en el desierto y a Elvis Presley. Frase mafiosa, libertina, a quemarropa, reveladora, de pedigrí, condenada, relamida. Por eso, no creo que fuera capaz de aceptar sucedáneas. Y menos aún: Lo que pasa en Las Eurovegas, se queda en Las Eurovegas. Y es que desde el momento en que el multimillonario Sheldon Adelson comenzó a rastrear suelo europeo para construir otra ciudad de los casinos, han aparecido varios ayuntamientos españoles que han dado un paso al frente y no dudarían un segundo en cederle los terrenos que fueran necesarios. Entre ellos, el de Santa Cruz de Tenerife. El alcalde, José Manuel Bermúdez, haciendo una especie de pirueta para distraer este sinsentido, alude a los cientos de miles de puestos de trabajo que crearía el negocio de Adelson. Con estas previsiones de empleo, ¿quién se puede negar a un Eurovegas en territorio chicharrero?, se pregunta el edil. Pero a mí me parece que esas previsiones no van dirigidas a la capital tinerfeña, por muchas bodas civiles que quiera cobrar el Ayuntamiento. Porque una de las tradiciones –también memorables y grandiosas– que hay en Las Vegas es casarse con el Rey del Rock oficiando la ceremonia. Y yo, la verdad, no me imagino a ningún concejal de Santa Cruz vestido a lo Elvis Presley y diciendo aquello de “yo os declaro marido y mujer”, mientras se permite un golpe de caderas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s