Calle, plaza o busto

Yo sé algo que igual le interesa al Ayuntamiento de Santa Cruz. Una información que puede serle útil para abreviar su cavilar. Pero advierto de antemano, no sea que me tome al pie de la letra y la liemos, que este dato no tiene la ambición de convertirse en una especie de aforismo inapelable. Como todo lo que se guarda en la nevera, también este apunte podría haber caducado hace tiempo. Así que aconsejo no manejarlo sin haber visto la fecha antes. Dicho esto, allá va: Miguel Zerolo, si tuviera que elegir una calle para que llevara su nombre, eligiría una de Añaza. Yo misma se lo he oído decir más de una vez, porque más de una vez se lo han preguntado delante de mí. Si vacilaba o no, eso es algo que no supe descifrar. Y si iba en serio, desconozco si ha cambiado de opinión. En fin, espero haber ayudado en algo a los gestores municipales. Según me han dicho, en breve podrían andar sueltos por la ciudad en busca de una plaza o una calle donde colgar el nombre del exalcalde. Incluso están pensando en congelar su imagen en un busto. Plaza, calle o busto, he ahí el dilema. La disyuntiva que hay que resolver tiene la firma de la concejal del PP Cristina Tavío, que es la autora de la propuesta, y que ya ha recibido las primeras patadas de Socialistas x Tenerife. Personalmente no me imagino a Zerolo convertido en busto, bajo un árbol de algún parque y con varios pájaros posados en la cabeza. Resulta anacrónico, innecesario, caro y, además, pesado como un empacho de bronce mal digerido. Si el Ayuntamiento quiere seguir con la tradición de reconocer el trabajo a sus alcaldes, antes que la escultura, mejor cualquiera de las otras dos opciones, a las que estamos más acostumbrados y nos extrañan menos. De momento, la corporación ya ha iniciado el expediente de honores de Miguel Zerolo, que será llevado a Pleno para su aprobación. Sólo queda esperar a ver en qué pared cae el nombre del exalcalde. En qué calle o en qué plaza de qué barrio. Me pregunto si en estos casos se suele tantear con disimulo al homenajeado o se le aborda por la proa y se le consulta sin rodeos. “Miguel, de verdad, de corazón, sin vergüenza, que hay confianza para eso y para más, ¿dónde diablos te gustaría tener una placa con tu nombre? ¿O prefieres una plaza? ¿Un bulevar, tal vez? ¿Te hacemos una escultura ecuestre? Claro que si lo que quiere el Ayuntamiento es darle una sorpresa, a lo mejor lo que hace es preguntar a sus amigos o familiares. Si es así, también le voy a ahorrar el viaje. Sus allegados, los que le conocen bien, siempre han sostenido que Zerolo, aunque no se crea, es de los que prefiere pasar desapercibido. La respuesta sería algo como: “Uf, ¿una calle? ¿y no podría ser un rinconcito apartado? Mira que sabemos cómo es…”. Acabe como acabe esta historia, lo más probable, la apuesta personal, mi quiniela, es que los trabajadores de Correos tendrán en un futuro que entregar muchas cartas -casi todas facturas- en la calle, plaza, avenida o bulevar Miguel Zerolo Aguilar. También los taxistas deberán memorizar la nueva dirección: ¡A la calle Miguel Zerolo, por favor! Yo insisto en Añaza. Allí hay un buen trozo de urbe sin nombre al que llaman Avenida Principal. No sé, es como llamar donde vivo: Calle secundaria número 24. Necesita un nombre y apellido sin falta. Aquí dejo el dato, por si acaso va y resulta que el exalcalde de Santa Cruz no bromeaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s